viernes, 11 de enero de 2013

Cuanto Vales Para Dios.



Isaías 43:4 “Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.”

Es incomprensible el amor que Dios tiene por nosotros, cuando uno lee su bendita palabra y se encuentra con una afirmación como esta, no hay otra cosa q reflexionar un poco cuanto nos valora nuestro Padre Celestial. Cuando Dios toma la decisión de manifestarnos sus pensamientos, los más profundos sentimientos que tiene hacia...
nosotros, es ahí donde nos sorprendemos que seamos ese tesoro tan preciado.

Entendamos algo, cuando Dios dice que hemos sido para El de gran estima, primero debemos identificar que quien lo está diciendo, no es nada más que Dios el Todopoderoso, el Omnipresente, el Creador de los cielos y la tierra, quiere esto decir que somos de un valor incalculable, el amor de Dios es el verdadero amor, recordemos que dice en Juan 3:16, que nos amo de tal manera que dio a su hijo Jesucristo para salvación nuestra y como segundo saber que ser de gran estima significa que por nuestra esencia somos apreciados por Dios, entonces que nos importa si alguien no nos saluda, o nos dice x o y cosas para herirnos, tengamos la certeza que para Dios somos valiosos.

Ahora como si fuera poco nos dice que somos honorables, ser honorable es aquella persona que es digna de ser respetada y admirada, waaaooo, definitivamente Dios usa para nosotros unos calificativos que nunca nadie nos había dicho, muchos de nosotros, en mi caso cuando leía esta palabra, me palpitaba el corazón como caballo sin rienda, es que es un elogio que nunca había recibido de nadie de esta manera, incluso si alguien lo hubiera manifestado, nunca sería lo mismo porque aquí quien nos está diciendo estas cosas tan maravillosas es Dios, imaginemos por un momento, El Creador diciéndonos honorables, y hagamos memoria que por muchas cosas que hemos hecho o dejado de hacer no deberíamos ni siquiera soñar con semejantes elogios, pero que podemos hacer este es nuestro Padre.

Por esto hoy quiero dejarte en tu mente y que quede sellado en tu corazón, que aunque muchas personas te lastimen, que digan de ti cosas horribles, que incluso te traten con frases vulgares, o simplemente te hagan sentir como un creo a la izquierda, no te dejes lastimar, no dejes que estas cosas marquen tu vida, no permitas que nadie te ofenda, ni tampoco permitas que tu autoestima sea tratada como un trapo viejo, no dejes que nadie ponga sobre tus hombros o sobre tu cabeza una piedra para hundirte en el fango, ni siquiera tu mismo te trates como un perdedor.

Primero debes identificar quien es Dios, que en tu mente quede bien claro quién es la persona que te ama de una manera única e indescriptible, toma esas palabras que Dios te esta diciendo a esta hora y sube tu mirada, eres hijo del Dios Altísimo, del dueño del mundo de la creación entera, tu eres uno de los heredero en su reino, entonces como hijo como ciudadano del reino compórtate, créelo quizás muchos dirán que eres arrogante, pero que importa, levanta esa mirada y camina como el león que se pasea por donde quiere sabiendo que no tiene rival, ese eres tu créelo Dios mismo te está diciendo que eres honorable, nadie puede controvertir lo que Dios dice, de El es la última palabra. Muchos cuando te ven verán un carbón, Dios cuando te mira ve un diamante, no permitas que nadie cambie lo que eres en el Señor.

 
Dios te bendiga.

William González Velasco.
M.P.N.